ESCUELA MUNICIPAL DE MÚSICA Y DANZA
SANLÚCAR LA MAYOR - SEVILLA


Con la intención de aproximar y favorecer el conocimiento de la música, surge en 1999 en Sanlúcar La Mayor, la Escuela Municipal de Música y Danza, una iniciativa novedosa, que ha demostrado su capacidad para responder al enorme interés que ha generado esta propuesta, proporcionando una educación musical de calidad a más de 400 alumnos cada año.

Desde su creación, hemos pretendido, por medio de una enseñanza instrumental individualizada, y de una adecuada formación complementaria, implicar al alumn@ permitiéndole experimentar la necesidad de la expresión musical y estimular el inicio de su propia búsqueda creativa, convencidos de la gran importancia que supone para su desarrollo tener en la música y en la danza un punto de referencia permanente.

La nueva ordenación educativa, contempla la diversificación de los estudios musicales a través de su integración en centros de enseñanza general obligatoria (planes de Enseñanza Primaria y E.S.O.) y en centros especializados (Conservatorios y Escuelas de Música), por ello, sin dejar de lado esta perspectiva impuesta por la novedad de la reforma educativa, esta Escuela, como Centro Autorizado por la Consejería de Educación y Ciencia de la Junta de Andalucía pretende también ser un puente eficaz hacia la futura consolidación de los estudios musicales.

En nuestro centro pueden estudiar alumnos y alumnas desde los 2 años y sin límites de edad las mismas materias que en el Conservatorio y además:

 Guitarra flamenca y eléctrica
 Canto
 Órgano
 Cajón flamenco
 Batería

Participar en coros, grupos de Música de Cámara y aprender a bailar en la Escuela Municipal de Danza:

 Ballet Clásico
 Danza Clásica Española
 Bailes de salón
 Ritmos latinos
 Danzas urbanas. Hip-hop

También grupos especiales para adultos.

Desde su apertura en 1999, la Escuela Municipal de Música y Danza de Sanlucar la Mayor, puso de manifiesto la voluntad de crear un centro educativo que pudiera responder con el máximo de calidad a las expectativas que ha generado la actual situación de transformación y adaptación de los centros de enseñanza musical, resultado de la implantación de la nueva legislación educativa, al amparo de la cual surgen las Escuelas de Música. Hoy, podemos decir que este centro ha superado con creces esas expectativas y disfruta de un funcionamiento plenamente consolidado que nos permite afrontar el futuro más inmediato con el mayor optimismo. La Escuela Municipal de Música y Danza de Sanlucar la Mayor ha dejado de ser lo que era en un principio, una pequeña escuela donde forjar y estimular las necesidades musicales de unos pocos, para convertirse en un centro que empieza a ser un punto de referencia local que acoge gran parte de la demanda musical educativa de la zona del Aljarafe.

La organización de actividades musicales complementarias, nos conduce a uno de los terrenos donde la labor de cualquier centro se puede mostrar en su total dimensión y particularmente al espacio donde una actividad musical y de danza adquiere verdadera significación. A este aspecto, caben destacar dos líneas de actuación: una de ella es la que parte del alumno para la elaboración de un contenido que justifique su exposición; dentro de estas iniciativas se encuentran audiciones de alumnos y la organización de conciertos didácticos, que son, sin duda, las actividades mas alentadas y favorecidas por este centro a la vez que han dado frutos mas interesantes desde el punto de vista académico al trascender su margen de actuación al propio centro, como en el caso del XII Ciclo de Conciertos didácticos, y convertir al propio alumno en transmisor de conocimientos ante sus compañeros. En relación con esta realidad, la Escuela Municipal de Música y Danza de Sanlúcar la Mayor, quiere extender su ámbito de influencia, a través de un proyecto de colaboración e intercambio con otras escuelas de música, a nivel local o regional, que consista, precisamente, en situar a nuestros alumnos bajo una perspectiva nueva que favoreciera su relación con los alumnos de otras escuelas, como medio de favorecer y afianzar su formación. Es el caso de los campamentos musicales de verano en Segorbe (Castellón).

La otra línea de actuación a la que aludíamos, conscientes de que esta formación no puede partir exclusivamente del esfuerzo del alumno, pretende hacerle llegar iniciativas musicales de calidad, en forma de conciertos de las mas variadas características posibles. En este sentido, el trabajo realizado en esta dirección, ha dado buenas muestras de su eficacia y su acogida recomienda acentuar el esfuerzo para incrementar la frecuencia de estos conciertos, convirtiéndolos en una constante de la actividad de la escuela de música.

También las visitas y excursiones han demostrado una gran importancia en el complemento educativo del alumno. Visitas al Teatro Maestranza, a exposiciones, etc.

Los centros de enseñanza deben tener una estructura organizativa regulada a través de una normativa específica. La regulación de los centros educativos tiene como fin garantizar el buen funcionamiento del servicio, estimular la autonomía pedagógica, el trabajo en equipo y la participación de toda la comunidad escolar.

Para este fin se han publicado diversos decretos: El Real Decreto 2732/1986, sobre órganos de gobierno en centros de enseñanza artísticas; el Real Decreto 732/1995, sobre derecho y deberes de los alumnos, etc.




La Ley Orgánica 1/1990, de 3 de Octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) establece un cambio esencial para las Enseñanzas Artísticas, entre las que se encuentra la enseñanza de la Música, remitiendo a una posterior regulación el desarrollo de las mismas.

La LOGSE amplía la presencia de la asignatura Música dentro de la enseñanza de régimen general y además regula dos vías para la enseñanza especializada de la misma con objetivos claramente diferenciados:

- Conservatorios de Música, dirigidos a la formación de futuros profesionales, en los que se pueden cursar los grados Elemental, Medio y Superior y que son los únicos autorizados para expedir títulos con validez académica y profesional.
- Escuela de Música, cuya finalidad es la de ofrecer enseñanza especializada a aficionados de cualquier edad, prestando una atención especial a los niños de corta edad, así como la orientación hacia los estudios profesionales de quienes tengan especial vocación y aptitudes. Las Escuelas de Música pueden expedir credenciales de los estudios cursados por sus alumnos, pero éstas carecen de validez académica o profesional.

Estas dos vías están sustentadas en dos tipos de ofertas formativas distintas pero íntimamente relacionadas entre sí. El acceso desde esta Escuela de Música a los estudios profesionales que ofrecen los Conservatorios se podrá realizar a través de la superación de las correspondientes pruebas de acceso a los distintos niveles.

La distinción entre estas dos vías no obsta para que a través de la profundización en la Música en una Escuela específica se despierte un interés profesional; es más, las Escuelas de Música han de cumplir la función de favorecer un mayor conocimiento de estas disciplinas a edades tempranas, descubriendo vocaciones y aptitudes que podrán encauzarse a las enseñanzas conducentes a titulación. Este necesario diálogo entre ambas enseñanzas ha sido contemplado de forma exhaustiva en la LOGSE, donde se establecen posibilidades a la demostración de los conocimientos necesarios en una prueba, con independencia de cómo estos se hayan adquirido.

En lo que se refiere a las Escuelas de Música, nuestro entorno Europeo aporta suficientes pruebas de su difusión e importancia y de la valiosa función social, formativa y cultural que pueden llegar a cumplir. Ofrece, además, una diversidad de planteamientos en la puesta en práctica de esas funciones, de acuerdo con las distintas tradiciones culturales, educativas y administrativas, bajo las cuales, sin embargo, subyace una identidad en lo esencial: La predominante presencia de niños, desde edades tempranas, y el carácter esencialmente práctico de la formación, centrada en la práctica instrumental, subrayando siempre la práctica de conjunto -orquestas, coros, conjuntos de cámara...-. A través de la enseñanza de la música, de la práctica gozosa de esta disciplina, se busca la formación integral de la persona en sí misma y en su relación con los demás, potenciando la dimensión comunicativa de estos estudios, que van más allá de la mera adquisición de habilidades técnicas. De este modo, las Escuelas se configuran como centros formativos y de difusión cultural, como origen de agrupaciones aficionadas y cantera de futuros profesionales, sin que en estos objetivos se agoten las finalidades de un modelo que se concibe abierto y vivo.

Según lo expuesto, es la vida musical, en el más amplio sentido de la palabra, lo que se quiere salvaguardar para el futuro. La Escuela de Música no sólo facilita las bases de toda educación musical, sino que libera unas fuerzas que potencian el cultivo de la Música en el circuito cultural y sobre una base muy amplia.

La práctica de la música tiene, entre otras, la función social de aproximar a los individuos. Mediante el despertar y el fomento del interés hacia la Música y gracias a las manifestaciones de profesores y alumnos, la Escuela de Música tiene los medios para llegar al conjunto de la comunidad en la que se encuentra enmarcada.

Como ya hemos dicho, la Música es hoy, más que nunca, un fenómeno social. Se hace necesario satisfacer una demanda creciente. El acceso a las actividades musicales es una necesidad fundamental para el desarrollo y el equilibrio del individuo. Hay que dar a cada uno y desde su más tierna infancia, la posibilidad de descubrir la Música y el derecho a una formación musical.

La Música despierta las posibilidades creativas del individuo en el campo intelectual y emocional. Se dirige a todos, sea cual sea su clase social. Consigue efectos positivos incluso allí donde otros medios de expresión se ven limitados. Es también eficaz cuando falla el lenguaje oral.

Webdesign: www.schrittweise.at